Entrenar en el gimnasio no es la única manera de estar en forma. Hacer ejercicio en casa es una alternativa para aquellas personas que no tienen cerca un gimnasio, no quieren gastarse dinero en él, o simplemente prefieren entrenar sin salir de casa.

Para ejercitarse en casa es necesario un plus de esfuerzo y motivación para no abandonar y cumplir con los entrenamientos. Para ello será necesario seguir una serie de rutinas de ejercicio en casa. En función de si tu objetivo es sacar abdominilaes, aumentar músculo, fortalecer glúteos..., las rutinas para hacer en casa serán de una manera u otra.

Rutinas para hacer ejercicio en casa

Cumplir con una rutina para hacer ejercicio en casa no solo implica hacer los ejercicios. Además de hacer de realizar el entrenamiento correctamente debes mantenerte siempre hidratado y realizar una dieta saludable para que tu organismo asimile los cambios.

A la hora de establecer tu rutina de ejercicio en casa has de tener en cuenta una serie de parámetros como la localización, los horarios y tu poder de autoconvicción.



En lo que refiere a la localización para realizar los ejercicios en casa, lo mejor es elegir una zona con espacio, donde te sientas cómodo y no hayan objetos que puedan interferir. Debes evitar lugares  y elementos que puedan llevarte a la distracción. Si lo crees oportuno puedes ponerte música para que aumente tu concentración.

Rutinas de ejercicio en casa

En cuanto a los horarios, lo conveniente es elegir unos días y horas establecidas para cumplir con tu rutina de ejercicios en casa. Si no delimitas los momentos de entrenamiento es más fácil dejarlo de lado. Tu poder de autoconvicción será importante para no dejar pasar los entrenamientos.

¿En qué consiste una rutina para hacer en casa?

La rutina para hacer en casa consiste en realizar una serie de ejercicios durante diferentes días a la semana con un objetivo determinado. Pero, independientemente de sea cuál sea tu objetivo, la mayoría de las rutinas de ejercicio en casa tiene un estructura similar basada en calentamiento o activación, el ejercicio determinado, y una última fase de flexibilidad y estiramientos.

En función de si tu finalidad es trabajar el cardio, la musculación, los abdominales, o cualquier otro tipo de práctica, los ejercicios de activación y los estiramientos girarán en torno a la activididad principal.